Skip to main content

Como tratar la fiebre, ¡el alivio es tu objetivo!

Es comprensible que los padres se preocupen cuando un niño tiene fiebre. En general, la fiebre es un síntoma de infección o de otra afección. La mayoría de las veces, la fiebre desaparece por sí sola en 2 ó 3 días.

Si el niño tiene fiebre pero juega, se alimenta y se comporta normalmente, es posible que no necesites hacer nada. Pero si se siente mal, deberías ayudarlo a que se sienta más cómodo.

Lo que debes hacer:

Revisa si la temperatura del niño persiste o se incrementa (38°C o más). Si esto ocurre consulta a tu médico.

El médico es la persona indicada para recomendarte el medicamento a utilizar.

Consejo: Si el niño está durmiendo, está cómodo. La mayoría de los pediatras recomiendan no despertar a un niño que está durmiendo para darle medicamentos que bajan la fiebre.

Otras medidas que puedes considerar:

  • Frota levemente el cuerpo del niño con una esponja con agua tibia. No sigas si el niño comienza a tiritar.
  • Mantén al niño fresco con ropas livianas y una temperatura ambiente más baja.
  • Asegúrate de que el niño tome mucho líquido.

Cuándo hay que llamar al médico

  • Tiene temperatura de 38.0°C o más alta y cualquiera de estos síntomas:
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta o de oídos
  • Vómito o diarrea constantes
  • Tortícolis
  • Sarpullido extraño
  • Apariencia de estar enfermo o muy somnoliento o molesto
  • Ha estado en un lugar muy caliente (como un automóvil sobrecalentado)
  • Tiene problemas subyacentes del sistema inmune o antecedentes de convulsiones.

Otras razones para llamar al médico:

  • El niño parece empeorar, incluso luego de tomar medidas para que se siente mejor.
  • Cuando tu hijo continúa con fiebre (38.0°C o más) por más de 24 horas.